miércoles, 13 de mayo de 2009

MUNDO INDÍGENA Y ROMANO EN LA ANTIGUA PROVINCIA DE TUI. UN AVANCE (IX)

4.- LA ROMANIZACIÓN

El largo y complejo proceso de la romanización y su problemática en nuestras tierras lo podemos ir analizando, a través de las poblaciones y las necrópolis, vinculadas a las mismas, estudiando la dispersión y cantidad de ellas catalogadas y sobre todo por los materiales arqueológicos que se han encontrado en ellas. Otro punto a tener en cuenta es estudiar las vías de comunicación terrestre y marítima, por su importante papel en cuanto al control de territorio y de forma especial, por el comercio que se va a llevar a cabo por la existencia de las mismas.

En cuanto a las poblaciones que podemos documentar en nuestra zona, tenemos los castros romanizados, las villas romanas y los denominados “vicus”, que podríamos definir como núcleos de población a medio camino entre una “aldea grande” y una ciudad.

La llegada de Roma a Galicia, va a coincidir con el período más desarrollado de la cultura castreña y va a propiciar la etapa de mayor auge económico en los que hemos denominado “grandes castros” y también la desaparición de los “pequeños castros”, por diferentes motivos.

Los castros van a ampliar sus perímetros para abarcar a todos los habitantes que ya no caben dentro de sus espacios delimitados por murallas y que nos está hablando de un momento de gran crecimiento demográfico (propiciado por ese esplendor económico y también por la “Pax Romana”) y del agrupamiento de otros castros pequeños en estos de mayores dimensiones. Ya hemos hablado de estos emplazamientos en el apartado anterior, por lo cual no me voy a extender más en el tema.

Las “villae” se van a ir implantando de forma progresiva y ordenada por todo el territorio. Es un nuevo tipo de asentamiento que buscará el autoabastecimiento del mismo para sobrevivir y en ocasiones, poder comerciar con los excedentes de materias primas para conseguir objetos de lujo y prestigio social para sus propietarios.

Tenemos documentadas diversas villas romanas, que podríamos clasificar, en marítimas y del interior. En el municipio de Vigo tenemos las de Sobreira (Oia), O Cocho y O Fiunchal (Alcabre), Rios (Teis) y la mejor conocida de Toralla (Oia). En esta villa, luego de diversas campañas de excavaciones arqueológicas se ha podido poner a la luz, la totalidad de la misma con todas sus estancias en bastante buen estado de conservación. Hoy día y luego de su “musealización” el público puede ver una “recreación” de cómo fue esta villa en el largo tiempo que fue ocupada (siglos III al VII después de Jesucristo). Por los utensilios encontrados podemos saber que se dedicada, como es habitual en este tipo de asentamientos, a labores agropecuarias, unidas a la pesca y en este caso concreto a la obtención de sal ( se ha localizada parte de una salina).

Pero al norte y sur de este municipio también tenemos otras villas. Así es el caso de la villa de Veiga da vila” en Cedeira (Redondela), en la que se pudieron detectar varias estructuras pétreas, correspondientes a diferentes estancias de la misma y se recogió un abundante material tardorromano. Ya hacia el sur, tenemos la famosa villa romana de Panxón (Nigrán) con su magnífico mosaico de tema marino.

Las villas romanas que se han localizado en el interior, son menos conocidas, a excepción, de la de Currás (Tomiño), que luego de arduas excavaciones arqueológicas, dejaron al descubierto diversas partes de este edificio y pudiéndose documentar numeroso material cerámico de los siglos III-IV después de Jesucristo. De la existente en Lourido (Salvaterra de Miño), poco se sabe, pues los restos localizados (entre ellos, parte del “hypocaustum” de la villa”) fueron desenterrados por medio de trabajos furtivos. Aún así, estamos delante de una villa importante si analizados el abundante material cerámico y metálico recogido. Menos sabemos de la villa o asentamiento romano similar encontrada casualmente en el lugar denominado “O Pazo” en la parroquia de Tortoreos (As Neves), en la que recientes trabajos arqueológicos de urgencia en dicha zona, pusieron descubierto unos interesantes hornos cerámicos, datables en época tardorromana. Por ultimo, ya en el municipio de Redondela, concretamente en la parroquia de Soutoxuste, entre los lugares de “O Puntal” y “A Veiga dos Barcos”, hay referencias bibliográficas del hallazgo de de restos constructivos y numeroso material cerámico.

Nota.-En la imagen que ilustra este comentario, podemos ver una panorámica general de la villa marítima romana de Toralla, en Vigo, que nos ofrece, luego de su “consolidación y recreación”, una vista de las construcciones localizadas y su distribución en la misma.