miércoles, 27 de enero de 2010

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN LA VILLA ROMANA DE TORALLA. IMÁGENES INÉDITAS COMENTADAS (XIV)

LA DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

Las villas suelen asentarse casi siempre en llanuras o lugares de suaves pendientes, coincidiendo casi siempre con los límites entre tierras de labradío y monte, facilitando de este modo un mejor control de los espacios cultivables, orientándose principalmente hacia el Sur o hacia el Oeste, motivado esto por la obtención de un mayor número de horas de expo­sición al sol, esto en cuanto al nivel microespacial. A nivel macroespacial, vemos que el ma­yor número de villas se dan en las zonas costeras, sobre todo en las rías, existen muy claros motivos para la elección de la costa como emplazamiento para una villa, por una parte las mayores posibilidades económicas (pesca, salazón, gárum, ...), por otra la ventaja de unas comunicaciones seguras para la época, las comunicaciones marítimas, aspecto éste además que reporta los beneficios de los intercambios comerciales, obteniéndose productos que de otra forma no sería posible acceder a ellos. Por otra parte el comercio marítimo ofrece posi­bilidades a estas villas de que los productos que elaboran tengan salida hacia otras partes del imperio y de un modo más seguro y económico que el viaje por tierra.

En este sentido podemos citar las siguientes villas ubicadas en el noroeste peninsular y que responden a este patrón: Centroña (Pontedeume), Noville (Mugardos), Adro Vello (O Grove), Pipín (Cangas), Toralla (Vigo), Alto de Martím Vaz (Póvoa de Varzim) o Lavra (Matosinhos)

El otro tipo de villa es el dedicado al agro. Éstas se suelen situar en zonas llanas del interior cerca de cursos fluviales, obedeciendo el patrón en estos casos no sólo a la productividad de los campos, sino también y tal como ocurre con las villas costeras, a la presencia de vías de terrestres primarias o secundarias que las comuniquen con centros comerciales im­portantes. Su ubicación con respecto a las vías de comunicación es un poco alejadas de las mismas pero con fáciles accesos a ellas, nunca pegadas a las vías. Este tipo de villas se loca­lizan principalmente en la Terra Cha, valle del Miño, Alta y Baja Limia, tierra de Lemos, valle del Sil, Vega del Támega, alrededores de Braga, Valle del Duero, etc... Como vemos son zonas con tierras de cultivo excelentes.

Nota.- En la fotografía que ilustra este comentario, tenemos una perspectiva aérea de la parte central de la villa de romana, que realizamos al finalizar los trabajos arqueológicos de 1994