sábado, 28 de noviembre de 2009

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN LA VILLA ROMANA DE TORALLA. IMÁGENES INÉDITAS COMENTADAS (X)

MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN: LÍTICOS Y MORTEROS
Luego de analizar el otro día, un material de construcción fundamental como son las tejas y ladrilllos, hoy nos vamos a parar a dar algunos detalles sobre, otros dos materiales que son esenciales en toda construcción: las piedras trabajadas y los morteros.
La villa está principalmente construída con mampostería irregular de granito y gneis, que constituye la roca base del yacimiento, esta mapostería va acompañada de sillares esplendidamente trabajados en los puntos más vulnerables de la villa, como son esquinales, umbrales, dinteles,..Estos sillares, al contrario de la mampostería, tiene su origen posiblemente en una cantera fuera del yacimiento, aunque no demasiado alejada del mismo, en ese sentido se puede apuntar que existen canteras a menos de un kilómetro a la redonda. Esto habría que comprobarlo mediante un análisis petrológico. En las primeras de las fotografías que ilustran este comentario, podemos ver los grandes sillares pétreos del muro sur de las estancias calefactadas de la villa, en rpimer término.
Además de la mampostería y los sillares, se pudieron localizar en la campaña de 1992-94, cuatro basas de columna, en granito. Hay que recordar aquí, otras dos más encontradas en anteriores intervenciones, junto un magnífico capitel de orden corintio, conservando su bellas hojas de acanto, que en la actualidad están en posesión de la familia Mirambell, junto a otros restos arqueológicos, que analizaremos en otro comentario. Decir que el capitel es de granito y está datado sobre el siglo IV después de Jesucristo. De las cuatro basas citadas, tres se encontraron "in situ" sobre el pavimento de la cocina, justo delante del hogar de la misma y otra en la misma zona, pero en un nivel de derrumbe, cuando ya se había dejado de vivir en la villa. En la segunda fotografía, podemos ver la base que fue localizada en la campaña de sondeos arqueológicos de 1992 y que apareció junto a otros materiales, en el derrumbre o abandono del lugar. Por último, en la fotografía siguiente, podemos ver un momento de la excavación de 1994, en la zona de la cocina. Todo el piso está cubierto por tejas caidas del techo y puede verse, en el lado inferior izquierdo, una de las bases citadas, en el momento que fue encontrada "in situ" al lado de otras dos.
Las cuatro basas están constituíadas todas ellas por toro, escocia y arranque de fuste o columna. Sus medidas son muy similares para todas ellas, variando las dimensiones entre 0,5 y 1,5 centímetros, cantidad despreciable. Pudieran tratarse de capiteles de orden toscano, pero dada la ubicación de tres de ellos, además de que ese tipo de capitel es propio de épocas altoimperiales, optamos por clasificarlas como basas.
Para finalizar, hablando del mortero utilizado, podemos apuntar que se localizaron sobre todo en la zona del hipocausto, como base del mosaico y parte de la "suspensurae". También existe, pero en menor medida parte de enlucido de las paredes interiores. Este enlucido no presenta decoración alguna, su grosor va de los 6 a 8 centímetros y su cara superior parece pulida y debajo la textura se hace menos fina.
Se conserva "opus signinum", de mala calidad hecho a base de cal, arena fina, agua, cerámica machacada y piedras de cuarzo y pizarra. Su calibre máximo es de 16 centímetros.