domingo, 1 de noviembre de 2009

EXCAVACIONES ARQUEOLÓGICAS EN LA VILLA ROMANA DE TORALLA. IMÁGENES INÉDITAS COMENTADAS (VI)

Y POR FIN....EL HIPOCAUSTUM
Fue al final de la campaña arqueológica de 1994, cuando se tomaron fotografías aéreas que dejan buena constancia de lo localizado hasta la fecha y sobre todo, del descubrimiento y excavación total de la zona de calefacción de la villa de Toralla. Para la realización de estas imágenes, tuvimos que disponer de un vehículo especial para alcanzar la altura adecuada para lograr estas fotografías sacadas a unos 20 metros de altura. En la primera de las fotografías que hoy se publican, tenemos una vista aérea de la zona central y más importante del edificio habitacional, desde el sur, en la que destacan en el margen inferior, las estancias calefactadas. En la segunda imagen, mostramos un detalle de las mismas, tomada también desde el sur, pero a nivel del terreno actual.
Pasamos ahora a hablar brevemente de esta estancia importante de la villa:
El "hipocaustum" o cámara de calor, es el elemento fundamental en el sistema de calefacción romano, por el que circula el calor subterráneo que calentará las estancias superiores, está constituído por un sistema de canalizaciones, optimizadas para distribuir correctamente el calor hasta las estancia deseadas.
Este sistema de calefacción por hipocausto está formada por dos estancias: el "praefurnium" ( lugar de entrada del calor) y las tres cámaras de calor intercomunicadas. La presencia de este sistema de calefacción en esta zona concreta del edificio, la identifica como la parte o zona más noble del mismo, dichas habitaciones tendrían una superestructura y una infraestructura, la primera dado por habitaciones normales pero decoradas con mosaicos donde se situarían las habitaciones principales de la villa y la infraestructura vendría dada por todo el sistema de calefacción, que se situaría justo debajo de estas estancias.
Estas estancias nos vienen delimitadas al sureste por una hilada de impresionantes sillares graníticos de gran tamaño, magnificamente labrados, si pensamos que estos son los simientos, es de suponer que el alzado cuando menos tendría unas características similares. Esta cimentación de sillares se asienta directamente sonre la roca base rebajada con el fin de asentarlos de manera más firme posible.
El praefurnium está formado por dos pequeños muros de mampostería muy iregular con 0,6 metros de ancho cada uno de ellos, los cuales vienen delimitados por dos bloques de granito en su parte más alejada del hipocausto, esto es, por la zona que se introducía los materiales que iban a proporcionar el calor. Estaría comunicado por el muro situada hacia el este, cuyo vano podría estar adintelado. Las medidas del mismo serían de 2,6 metros de largo, por 0,8 metros de ancho y 0,6 metros de altura. El suelo es de barro y en el mismo se localizaron además gran cantidad de cenizas, y revoques de arcilla qure sin duda estarían encalando las paredes de esta estancia. Vinculada a esta estructura habría que situar un pequeño almacén de leña para las necesidades de combustión.
El hipocaustum nos viene dado aquí, por tres recintos comunicados a través de canales, éstos nos vendrían dados por por unos vamos en cuyo umbral se observan sillares planos indicando la dirección del paso del calor. Las dos primeras salas están pavimentadas por tégulas dadas la vuelta y sobre ellas se observan pilastras formadas por ladrillos cuadrados.
La primera estancia mide 2,6 x 2,6 metros, conserva 13 pilares, aunque suponemos que en total serían unos 25 pilares, como parece indicar la ubicación asctual de los pilares conservados. Estos pilareso pilastras cerámicas, están realizados con ladrillos bessales, respondiendo en este caso a los cánones marcados en cuanto a la construcción de hipocaustos se refiere y la altura de los mismos, se acerca a los 0,70 centímetros. La fila existente al norte del recinto está pegada al muro y se asienta sobre restos de ladrillos pedales y con entalle. Además se pueden observar tres pequeñas columnas fabricadas a base de ladrillos entallados reutilizados. Al sur, existe otro pequeño espaxcio de 2,6 x 1,3 metros, cuya función la desconocemos.
La segunda estancia tiene forma rectangular pavimentada como el anterior, con tegulas dadas la vuelta, menos al final de la misma, que posee ladrillos tipo lidyum. Se conservan 26 pilares de 35 que debió de tener, todos realizados con ladrillos bessales conservando el basamento de piedra. La altura llega alcanza los 80 centímetros, a juzgar por una pilastra que conserva 10 ladrillos.
La tercera y ultima estancia, es más grande, teniendo una superficie de 4,3 x 3,10 metros. Se halla cubierta de pilares, pero en esta ocasión son de piedras irregulares, existiendo en su base grandes piedras que descansan directamente sobre el relleno de "xabre". El número de pilares es igual que el de las anteriores (35). Algunos de las citadas hiladas, rematan en lajas planas, que harían las veces de sencillos capiteles, alcanzando los 90 centímetros de altura. Destaca de toda esta zona, la reutilización de materiales, que nos lleva a pensar que excistió una remodelación de este recinto en época posterior.
Para finalizar, y como ya avanzamos anteriormente, todo este conjunto formaría una gran sala de calefacción cubierta con mosaicos, siendo una de las zonas más nobles de toda la villa.