jueves, 11 de diciembre de 2008

SOBRE LA ARQUEOLOGÍA ( I )

En diversas ocasiones, publiqué referencias divulgativas sobre que es la arqueología y su problemática. Pienso que puede ser oportuno, dar en los dos siguientes comentarios, una visión global del tema y facilitar con ello, la difusión de esta ciencia, que aunque conocida por algunos, es muy desconocida por la mayoría del público en general y por eso, es en ocasiones, al dar informaciones relacionadas con la misma, pueden ser manipulados los datos que se aportan.
Pasemos pues a descubrir un poco el mundo de la arqueología:

La arqueología es una ciencia que nos ayuda a conocer diversos aspectos del pasado del hombre a través de sus restos materiales. Es­tos restos son reflejo del hombre y de sus actividades, es decir de su cultura y lo que ella conlleva: arte, sociedad, economía, religión, tec­nología,... El estudio de estos vesti­gios permite reconstruir, de la for­ma más fidedigna posible, como fue la vida del hombre en la anti­güedad en todos sus aspectos y su evolución a lo largo del tiempo. No es ésta una tarea nada fácil, ya que, normalmente, las huellas de sus actividades han quedado ocul­tas o, incluso, han desaparecido para siempre.

La labor del arqueólogo ha de ser la de buscar, como si de un , detective se tratase, todas aquellas pistas que puedan explicar como vivían las antiguas comunidades humanas, como se alimentaban, como construían sus casas o refu­gios, e incluso como pensaban.

Para la búsqueda de éstos vesti­gios el arqueólogo emplea diversos métodos, siendo el más importante la excavación de lugares donde el hombre ha desarrollado alguna ac­tividad y dejó muestras de su paso. A estos lugares, que pueden haber sido zonas donde el hombre habitó o fue enterrado, se le denomina yacimientos.

Prospección

Para la localización de estos ya­cimientos, normalmente cubiertos de tierra, se emplea el sistema de la prospección o búsqueda sistemáti­ca de los mismos.

La Arqueología cuenta con muy diversos métodos de prospección:

-Sobre el terreno, buscando lu­gares favorables para los determi­nados tipos de yacimientos, y fiján­dose en los indicios que aparezcan sobre la superficie del suelo (restos de cerámica, materiales de cons­trucción antiguos, formas especia­les del terreno,...).

-Toponimia, recogida a través de mapas o directamente sobre el terreno. Es de un gran interés ya que muchas veces los nombres de lugares llevan dentro de sí el re­cuerdo de antiguas construcciones o actividades. Por ejemplo, los nombres de Castro, Crasto, Moura, Cotorredondo,... suelen relacionar­se con antiguos poblados de la edad del hierro gallego; por el con­trario anta, mouta, arca,... suelen relacionarse con el mundo megalítico. Estos lugares a veces suelen tener algún tipo de leyenda o tradi­ción.

-Fotografía aérea, que a la vez que nos permite conocer la geogra­fía de una zona nos puede mostrar estructuras invisibles bajo el suelo, ya que los restos orgánicos o pé­treos provocan diferencias en el crecimiento de la vegetación que está sobre ellos.

-Otros métodos más sofisticados son: prospecciones electromagné­ticas, que nos permiten detectar objetos magnéticos bajo tierra (me­tal, restos alfarería...); prospección eléctrica, que detecta irregularida­des en el subsuelo; prospecciones geoquímicas; por sondeo,...

Pero a veces es el azar el que provoca que un yacimiento no sea conocido, bien debido a los agen­tes naturales: erosión marina, eólica o de los ríos; o de agentes hu­manos: abrir zanjas en el terreno, trabajos de laboreo, excavación para carreteras,... estas remocio­nes de tierra en ocasiones provo­can hallazgos fortuitos de materia­les que certifican la existencia de un yacimeinto arqueológico.

En la prospección no sólo nos interesa la localización de los yaci­mientos sino también el medio o entorno en que se hallan, anotán­dose todos los datos posibles so­bre el medio natural (datos geográ­ficos, geológicos, de vegetación, corrientes de agua,...) que nos pue­dan servir en una comprensión más clara de los medios de subsisten­cia, las relaciones y la distribución de las ocupaciones y manifestacio­nes humanas.

Topónimos alusivos a yacimien­tos y monumentos arqueológicos en Galicia

1.-Monumentos megalíticos

Amatirrado, Anta, Ante, Antela, Antes, Antiña, Antuña, Arca, Arcal, Arcela, Arcón, Arcuña, Arqueta, Arquiña, Arcapedriña, Cabana, Cam­pa, Capela dos Mouros, Casa, Ca­sa dos Mouros, Casia, Casiña, Casota, Casoupa, Celeros dos mou­ros, Cerco, Cercho, Circo, Combro, Cortexo, Cortellos dos Mouros, Cotarela, Cotarelo, Coito, Coto, Couto, Cova da Moura, Chousa, Chouso, Formigueiros, Forna, Fornalla, Fornelo, Forniño, Forno, Forno dos Mouros, Furna, Gurita, Hucha, Madorna, Madorra, Madorriña, Madorro, Madroa, Mama, Mamoa, Mamoela, Mamuiña, Mamuela, Mamo­la, Mandorra, Mamuxa, Maniola, Manuela, Matagueiro, Matueiro, Moderna, Modia, Modorno, Modorna, Modorra, Modorro, Montillon, Montiño, Morrada, Mota, Motagueiro, Mouteira, Mudia, Mudula, Mudu­ra, Orea, Pardantela, Parafita, Pedra Fita, Pedra Fixa, Fetón, Poza, Tomba, Tombaro, Tumba, Tumbadeiro, Tumbeiriña.

2.- Relativos a petroglifos

Pedra con riscos dos mouros, Dibuxos dos mouros, Cuadas dos mouros, Pedras escritas, Pegadas con pisadas dos mouros, Pegadas con pisadas da virxe, Pegadas con pisadas do cabalo de Santiago, Pe­gadas con pisadas de Santos, Pe­na escrita, Pena das ferraduras, Pe­na que fala, Pena das pegadiñas, Pena das pisadiñas, Pedra Moura, Laxe das rodas.

3.- Relativos a castros

Casa dos mouros, Casteleiro, Castelo, Castreliño, Castrelo, Castrillón, Castiño, Castrizan, Castro, Cirda, Cida, Cidadelle, Civida, Co­to, Cotón, Croa, Eidos dos mouros,

Eira dos Mouros, Fonte da moura, Fonte dos mouros, Minas dos mou­ros, Oleiros, Siradelle, Siradella, Si-vida, Sucastro, Suvida, Trascastro, Monte das Rodelas, Monte das croas, Roda.

4.- Relativo a restos romanos

Arcos, Baños, Barca, Brea, Cal, Caldas, Caldelas, Calzada, Camiño vello, Venella dos Mouros, Carreira Ancha, Carreira cova, Carreira vella, Carril, Camino do Lombo, Confurco, Curvanceiras, Estrada, Estra­da real, Hospital, Laxas, Lousadas, Lombo, Marco, Marcón, Marcos, Milla, Míllara, Muimenta, Parafita, Paredes, Paso, Penafita, Padrón, Padros, Parada, Paradela, Pardavedra, Ponte pedriña, Ponte vella, Portaxe, Porto estrada, Portovello, Pousa, Pousada, Pontevedra, Portaxe, Retorta, Rúa, Tribial, Trobio, Venda, Vendavella, Vereda, Vialba, Vieiro, Vila, Xeira.

(continúa en el siguiente comentario)
Nota.- En la imagen, vista de una "mámoa" de la necrópolis megalítica de Monte Penide (Redondela)