sábado, 25 de octubre de 2008

CONTACTOS ENTRE GALICIA Y EL MEDITERRÁNEO EN LA PREHISTORIA RECIENTE ( III )



LOS SIGLOS OSCUROS

A partir de los momentos iniciales del II Milenio A.C., el área galaica parece entrar en una palpable desacele­ración del ritmo de crecimiento iniciado en la fase anterior (Jorge,S.O., 1990: 225; Peña Santos, 1992: 52). Desaparecen de nuestra vista tanto las necrópolis como los presumibles usos funerarios, los asentamientos, gran parte de los objetos de uso cotidiano, el arte rupestre galaico, etc., como apuntando la posibilidad de que al tiempo se hubiese producido un brusco descenso demográfico. Pese a que los hallazgos descontextualizados de tres o cuatro espadas y unas cuantas hachas de bronce nos indican claros avances tecnológicos con la implantación definitiva de la metalurgia del bronce y el mantenimiento de un cierto grado de contactos atlánticos, todo hace suponer que

durante esta fase se produjo una amplia crisis económica y demográfica que acarrearía la interrupción del proceso de desarrollo social y detenido la clara tendencia iniciada hacia la sedentarización del hábitat (Bello Diéguez y Peña Santos, 1995: 147).

La crisis del II Milenio parece haber afectado en mayor o menor medida a toda la Europa atlántica, y se han barajado diferentes causas para explicarla: procesos de deterioro climático, alteraciones en los circuitos atlánticos de intercambio con la puesta en explotación de nuevas vetas de mineral, modificaciones en la balanza de los centros de poder de unas zonas a otras, degradación de los suelos por causa de la intensificación agrícola anterior, etc. Tal vez sea la conjunción de todos estos factores, junto con otros desconocidos, lo que explique la apertura de esta larga etapa de recesión que no parece finalizar hasta los siglos inmediatos al cambio de Milenio, y durante la cual parecen desaparecer en su práctica totalidad los contactos exteriores del área galaica por vía marítima.

Nota.- En la fotografía, recientemente realizada, se puede ver el famoso laberinto de Mogor (Marín, Pontevedra), motivo que siempre se ha utilizada para hablar de relaciones prehistóricas entre el mediterráneo y la fachada atlántica.